La cantante gringa, Katy Perry, subió a modo de webeo dos fotos que básicamente no la favorecen mucho, todo esto tratando de subir al columpio a sus fanáticos con que esas imágenes serían las nuevas portadas de sus siguientes discos.

En una primera imagen aparece disfrutando en su vida cotidiana de un buen masaje con un ángulo que a muchos no los deja bien parados.

En la otra foto aparece relajada en su casa, como cualquier ciudadano del planeta.

Con el pasar de los minutos, Katy Perry se sintió acomplejada y algo insegura, por lo que decidió buscar en internet alguna foto hot o sexy de ella para subir a su cuenta oficial de Instagram.

“Me sentí insegura con mis ultimos dos post, así que… ”, escribió la artista para lanzar la imagen que ya tiene más de 803 mil “me gusta”.